Sobre los profesionales, chapuceros y la predestinación

¿Cuando uno se convierte en chapucero? (ahora me refiero a alguien que hace su trabajo “a la birlonga”) Cuando lo que hace – no le gusta. Pues si le gusta algo, lo hace con ganas y de todo el corazón, verdad? Se esfuerza para que su trabajo le quede bien, comprueba cada detalle, sin escatimar ni fuerzas ni tiempo. Aunque también es verdad, que con tanto empeño se puede trabajar solo teniendo una meta o por simplemente ser así de carácter. Pero ahora esto no viene al caso.

A lo que voy, a que si no te gusta algo, lo haces a “regañadientes” de más o menos grado.

Así somos: cada uno tiene sus propios gustos, su propio caracter, opiniones, y todo este conjunto se forma lo que llamamos “yo”.

Qué es lo que influye a la formación de tu “yo”? Tu familia, el entorno donde naces, creces, vives, la sociedad con sus reglas, leyes y tradiciones. Todo esto no puede no dejar huella sobre ti y tu forma de pensar y actuar. Y la mayoría de las veces, actuamos inconscientemente a la hora de elegir: trabajo, ropa, aficiones, algunos se la ingenian y eligen incluso parejas (p.ej., una joven se casa con un rico vejestorio).

Hablando de los “chapuceros” en el tema de coaching. ¿De dónde salen? De la misma raíz: la profesión de “coach” se ha vuelto muy de moda. Es decir, muchos de los coaches vinieron arrastrados por la moda. No quiero hablar mal de ninguno de ellos, simplemente mencionar que tales personas no siguen el rumbo de su camino de oro, todavía no lo han encontrado. Aunque también es verdad, que cuando enseñas algo a alguien, tu mismo aprendes muchisimo! Creo que es por eso que me encanta este tipo de ocupación: ayudo a otro a entender a si mismo y al mismo tiempo, aprendo mucho yo misma. Y “aprender” es una de las cosas que más me gustan.  )))

¿Que tiene que ver aquí la predestinación?

Que nuestras “almas” (acostúmbrate a esta terminología Emoticono smile que en nuestro AZ tiene un enfoque totalmente práctico) vienen a este mundo en “forma humana” para aprender y tener experiencias. Cada uno de nosotros tiene su propio “juego” de aprendizajes y experiencias. Otra cosa es ¿en que forma los vas a pasar?

Para aclararte este momento, vamos a verlo a través de una analogía:

supongamos que tu “predestinación” en esta vida es llevar agua. Es tu “deber”.

pero CÓMO lo vas a hacer, en qué recipiente lo vas a llevar – es TU ELECCIÓN, “tu” como: Jorge, Sergio, Ana, María, etc.

Eliges un recipiente viejo y con agujeros: te cansarás, cabrearás! Y poco disfrute recibirás.

Sin embargo, si encuentras un recipiente que te gusta, que es cómodo, tiene colores, muy bello para la vista, le disfrutarás mucho, le sacarás mucho provecho incluso por el camino ayudarás a otro. Y todo esto con mucha alegría y gozando, claro! porque lo has elegido tu mismo según tu deseo y tus gustos. ¿Cómo no disfrutar y no sentirse feliz?

Comments

comments

No se admiten más comentarios