¿Qué en común tiene la Dorothy del Mago de Oz con el Altn Zam – Camino de Oro?

Otro enfoque de algo muy conocido

Que no peor que la Biblia nos demuestra cómo debemos proceder para encontrar nuestro propio camino en la vida, el camino de nuestra felicidad.

No sé si existe alguien en el mundo que no conociera el cuento de “El maravilloso Mago de Oz“, escrito por estadounidense Lyman Frank Baum en 1900. Y esto está bien, así tendrás muy fácil en entender de lo que estoy hablando.

Desde que me vino la idea de este proyecto Altn Zam – Camino de Oro (en adelante simplemente AZ), no dejo de pensar en la semejanza de mi proyecto con el cuento. Y ¡me estoy alucinando! 🙂 Si me permiten esta expresión. 🙂  A continuación vamos a ver en qué consiste esta semejanza y que conozcan la razón de mi alucine.

Pero antes de empezar os debo avisar: NO pretendo ser descubridora ni mecía. Mientras vivimos en la misma tierra, las leyes, entre las cuales están las “leyes de la vida” son para todos, igual como la ley de gravedad es única para todos (hasta que no se demuestre lo contrario).  Soy caminante, igual que todos, voy haciendo mi propio camino en la vida. Obtengo mi experiencia e intento sistematizar mis conocimientos, así que no soy la autora ni descubridora de las leyes, sino del sistema cuyo destino es facilitar la vida a otros caminantes, hacer que caminar será más divertido y fácil.

Es decir, yo hago lo mismo que el autor de Mago de Oz – Lyman Frank Baum, la única diferencia está en que él lo hizo en forma de un cuento.

Y otra advertencia: la semejanza con el cuento me vino DESPUÉS de haber creado a Altn Zam – Camino de Oro🙂 Así que el plagio por mi parte está excluido. 🙂

————

Dorothy es una niña, cuyo destino le arrojó lejos de su tierra, que intenta encontrar el camino de vuelta a su casa.

“Volver a casa” en terminología del “esoterismo moderno” significa “reunirse con tu yo interior”, “conectar con la revelación suprema de amor”, “integración total con tu interior”, etc. (Te pido, por favor,  intenta ver estos términos fuera del contexto dulce-empalagosa de la interpretación “iglesiana”)

Es decir: recuperar  tu “verdadero yo” para saber en qué consiste tu “deber” en la tierra y, al terminar tu camino como humano, volver a casa (o “morir”, por si llamar las cosas por lo que son).

AZ pretende ayudarte a detectar los estereotipos, las falsas creencias e inútiles convicciones, que más que ayudar, estorban e impiden que encuentres en qué consiste tu verdadero placer en esta vida y disfrutes de ella, en vez de continuos sufrimientos y problemas. Que sientas tu yo, que aprendas a distinguir su voz, que reúnas , que realices reintegración con tu yo interior, que salgas del camino que te haya marcado la sociedad y empieces a disfrutar de tu propio camino de vida, el camino de oro.

El tornado que llevó a la niña puede perfectamente ser la metáfora del nacimiento: para un niño salir del cómodo útero de su madre es lo mismo que pasar por un tornado: “no entiendo nada, tengo mucho miedo, frío y aparezco en un mundo totalmente desconocido”.

Nunca sabremos por qué Baum le mandó a la niña a caminar por el camino hecho de adoquines amarillos. ¿Por qué no son normales, grises, como “deben ser” los adoquines, acaso tan importante el color del sendero? Pero no, en el texto se especifica el color – amarillo. Y no creo que fue una casualidad. 😉

Altn Zam es el Camino de Oro, el oro es de color amarillo. Así que podemos suponer que el camino de Dorothy era de “oro”. Pero no de “oro” en su sentido directo, sino como una metáfora.

 el camino amarillo del cuento de Dorothy y el Mago de Oz. otro enfoque

¿Por qué oro?

1. Oro – es el único metal que no es corrosivo. Es flexible, noble, valioso. Su uso es muy amplio: medicina, tecnología, arte, joyería, etc. Desde su descubrimiento no ha bajado de valor y sigue siendo el objeto de ansia de la mayoría.
2. Oro – como “el justo medio” concepto de Aristoteles – “áurea mediócritas” (aurum – oro en la tabla química de Mendeleev)
3. Es el camino medio en budismo.
4. El punto de equilibrio en Transurfing.equilibrio entre el corazón y el cerebro, camino de felicidad

5. Un equilibrio entre la mente y el corazón. El principio creativo, cuando el Corazón se vuelve razonable
y la Mente –  amorosa. El Yin y Yang. La armonía.

El camino de Dorothy está hecho de adoquines. En nuestro caso, los “adoquines” significan tus decisiones tomados en el estado de total equilibrio, cuando oíste el “susurro de las estrellas de madrugada“.  Y la multitud de tales puntos de oro componen el camino de oro. Cada decisión, tomada en equilibrio no puede llevarte por el mal camino. 

Yendo por su camino hecho de adoquines amarillos, Dorothy encuentra a Espantapájaros con paja en la cabeza que quería encontrar Sabiduría. ¿Acaso fue por casualidad que le encontró a él primero?

Traduciendo desde el lenguaje metafórico:  EspantapajarosEspantapájaros representa a una persona que todavía vive de forma inconsciente. Es decir, actúa según programas inculcados por la “sociedad, tradiciones, leyes, educación…”, pero no se da cuenta de sus actos, ni sabe por qué actúa de tal forma y no de otra. 

El despertar del Espantapájaros empieza por reconocer su estado “dormido”. ¿Recuerden? El Espantapájaros reconocía su estupidez y se quejaba de ella, su deseo más grande era obtener los sesos.
“Estupidez” = “estado de vida NO consciente”
“sesos” = “sabiduría”.

Según AZ: la primera condición de cualquier caminante que pretende ser dueño de su vida y ser creador de su propia realidad feliz, es “ser consciente“. Ser consciente significa “darse cuenta en cada momento de tu vida lo que haces, por qué actúas de esta forma (o dices lo que dices) y no de otra y entender las consecuencias de tus actos y dichos a corto y largo plazo. Saber “para qué”.  Sin esta condición uno no es para nada el dueño de su vida.

De lo mismo hablaba Goya, cuando pintó su famoso cuadro “El sueño de la razón produce monstruos”. De lo mismo hablaba Cervantes en su Don Quijote. Pero para no desviarnos mucho, de ellos hablaremos en otra ocasión.

El Hombre de Hojalata pedía corazón.

AZ:  Cuando llevas la vida consciente, de repente empiezas a entender que somos seres espirituales que viven la experiencia en el cuerpo humano, y no somos humanos que experimentan la espiritualidad. Y aquí la diferencia lo marca todo. De repente te llenas de amor. (Puede que debe pasar un tiempo para que esto se te ocurra, pero siendo consciente, tarde o temprano, llegarás a este estado).  Y de nuevo, el “amor” no significa “enamoramiento” o “atracción sexual”, amor como energía creativa, que da paz, aceptación, armonía, que inspira, que hace entender a todo y a todos, que te hace compasivo y no por pura lástima. Y al mismo tiempo te vuelve inquebrantable. Es un dualismo difícil de explicar, mejor intenta vivirlo. 

El León pedía valentía.

Valentía – es valentía. 🙂 Y es necesaria para afrontar el temor de reconocer que no estabas consciente, actuando hasta ahora. Valentía para enfrentarse a todos los “monstruos” que hay en tu mente: miedos, temores, complejos, lo desconocido, reconocimiento de tu propia “imperfección”, de tus errores, etc.

Por el camino los protagonistas se enfrentan con los enemigos que intentan impedirles seguir su camino. Lo mismo ocurre en la vida, cuando eliges ir por tu propio camino, alejando de los estereotipos establecidos y de la vida “como los demás”,  parece que todo el mundo se vuelve en tu contra: tu familia, amigos, “enemigos”, la sociedad. “Así no se hace”, “es muy difícil”, “es inalcanzable”, “es imposible”, “estás loco”, “es una chorrada”. Y de la misma manera debes luchar contra ellos hasta que, al final, llegas a tu “Ciudad de Esmeralda”. Pero si sabrás enfrentarte de ellos sin desviar de tu propio camino, llegarás a la “Ciudad Esmeralda” donde se cumplen tus sueños.

la imagen del Mago de Oz. otro enfoque sobre el personaje

El Mago de Oz.

Que el mago de OZ sea un hombre normal y corriente y no es ningún mago, tampoco es “pura casualidad”.

Según nuestra metáfora, el Mago de Oz todopoderoso, capaz de cumplir los sueños, no era ni más ni menos que la representación del mesía Jesucristo. Igual que los personajes fueron a buscar ayuda, la gente hasta hoy, tampoco cree en su propia fuerza – cosa contraria a la que refería el Jesucristo en realidad. Y en vez de ir descubriendo el propio poder, empiezan a idolatrarle, que también es todo lo contrario de lo que dijo Jesucristo. Ahora lo mismo hacen con Buda, con Osho, con Mohammed, y con cualquiera que se atrevió a ser “él mismo”. ¡OJO! No pretendo decir que Jesucristo o Buda o Mohammed fueron impostores. No. Fueron sinceros y su sabiduría es real.  El error comete la gente que en vez de volver la vista hacia uno mismo, prefiere idolatrar la figura, venerar la imagen y arrastrar la cruz por las calles.

Imagino que en este punto alguien querrá lapidarme. 🙂 Pues, entonces, doy uso al derecho del último deseo, y elijo las piedras. 🙂 Quiero que sean estos 🙂 :

piedras preciosas

Termina el cuento del Mago de Oz que todos vuelven a casa contentos, con los sueños cumplidos. Lo mismo pasa a nosotros en la realidad: al terminar el “cuento” de nuestras vidas en la tierra, irremediablemente “volvemos a casa”.

Dorothy, Espantapajaros, Hojalata y León van por el camino de felicidad

Pero no creas que al volver a casa todo termina. No, si te apetece, puedes volver a la tierra para vivir otro cuento diferente. Budistas lo llaman “reencarnación”. Recuerda, somos seres espirituales que vienen a vivir experiencia en el cuerpo humano y NO somos humanos que vivimos las experiencias espirituales.

Saglara Khartskhaeva

———-

P.D.:  Los términos aquí utilizados NO tienen nada que ver con la “jerga iglesiana”. Ténganlo muy en cuenta, por favor.

Comments

comments

No se admiten más comentarios