Las 5 verdades que los científicos por fin lograron demostrar

A lo largo de miles de años la humanidad intentaba entender y explicarse por qué las cosas son como son. En todos los tiempos existían profetas, mesías, yogui, chamanes, brujas, maestros de todo tipo, etc. que lograban ver un poco “más allá” de lo “común”.
Nuestros tiempos no son distintos. Todavía seguimos intentando explicarnos y entender qué es la vida y en qué consiste. Gracias a las modernas investigaciones, la experiencia acumulada y nuestro continuo crecimiento, hoy en día  ya encontraron suficientes pruebas científicas que justifican lo que fue conseguido por los grandes maestros de forma empírica. Uno de los ejemplos que podemos mencionar es   Transufing, la técnica de regir tu realidad, basada sobre la física cuántica. Y la física cuántica es la explicación científica del budismo.
En este artículo  vamos a ver las 5 verdades más comunes, que ahora ya no son ningún secreto y aparecen cada vez más constancias de que nuestra percepción del mundo, de la vida,  de la realidad y del Universo es muy limitada. Que para avanzar, hemos de romper los estereotipos y abrir nuestra mente hacia algo muy diferente. Y es normal que al principio la mente resistirá, pues, a nuestro ego no le gustan los cambios.
  1. Somos seres espirituales que viven una aventura como humanos
No somos humanos que viven la experiencia espiritual. Somos los seres espirituales que viven la experiencia humana” (P.Chardin)
Para entender mejor este concepto, supongamos que nuestro cuerpo es un vestido, o en analogía de los filósofos orientales, es un templo. El templo en sí, o un vestido colgado sobre la percha, no tienen vida. La vida les damos nosotros: cuando entramos a vivir o hacer nuestros rituales, el templo empieza vivir: se le iluminan las ventanas, el interior se llena con ruidos, sonidos, olores, movimiento,  energía. El vestido puesto “luce” (o no 😃 ), y vive la vida del cuerpo sobre el que está puesto: se mueve, cumple sus funciones, como por ejemplo, protege del frío o calor, de las miradas perversas, o al contrario, las atrae. etc.
 De estos dos ejemplos, podemos concluir que nuestro cuerpo físico también es un “recipiente” lleno de vida y esta vida le da “algo”, cuando este algo abandona el “recipiente”, nosotros lo llamamos “morir”.
En los tiempos que corren, hacemos todo al revés: nos imaginamos que somos vestidos que deben descubrir su esencia. Y el truco está en cambiar el enfoque: no es el “vestido” que nos elige en la tienda para vivir su vida, somos nosotros que venimos a la tienda para elegir el “vestido”. Y luego, una vez vestidos, podemos hacer lo que nos da la gana.
  1. Nuestras almas nunca mueren
Partiendo de que todo en nuestro Universo es energía (su diferente estado. Igual que, por ejemplo, el H2O puede presentarse como vapor, líquido o en el estado duro, o sea, hielo), nuestros cuerpos también son la energía en su estado “diferente”. Como arriba mencionamos, el cuerpo es el “vestido” o el templo para nuestra alma. Esta alma es como la fuente de electricidad que da “luz”=vida a los cuerpos físicos. Cuando “llega tiempo”, nos desconectamos del cuerpo y lo abandonamos, el hecho más conocido como “morir”.  Pero “muere” solo el cuerpo, pues, como cualquier “objeto” tiene su tiempo de vida, o puede “estropearse” o el alma sigue existiendo. Y puede cambiar de “vestido”.
 Como una de las pruebas, podemos tomar el hecho de que nacemos con algunos conocimientos y habilidades (en otras palabras “talento”). Y con el paso de tiempo, nacen niños con habilidades sorprendentes, que personalmente yo no lo explico de otra manera como los conocimientos del alma de sus vidas anteriores que trae a este cuerpo.  Por ejemplo, estos niños muestran habilidades que requieren muchisimos años de aprendizaje y trabajo. Estos niños nacen ya con la experiencia obtenida en sus vidas anteriores.


 

 
  1. Todo lo que nos rodea, incluso nosotros mismos es la energía que vibra en su frecuencia correspondiente.

    Si quieres entender el Universo piensa en energía, frecuencia y vibración” (Nicolas Tesla)
95% de la masa de la materia de nuestro universo, todavía no es accesible ni para nuestros sentidos, ni para nuestros instrumentos más modernos. Pero todas las vibraciones de la materia se puede reducir a una forma bastante simple: toda esta masa es solo la vibración del núcleo con los electrones, que se mueven alrededor con la velocidad que crea la fuerza centrífuga.
  1. Nuestros pensamientos crean nuestra realidad
Un hombre es solamente el producto de sus pensamientos. Él se convierte en lo que piensa” (M. Gandhi)
 Recordamos: todo es energía en diferentes vibraciones. Para tener lo que quieres, solo hace falta “vibrar” en la misma frecuencia. En otras palabras: la ley de atracción.
  1. Tiempo es una ilusión. El tiempo no existe 
 Todo en nuestra realidad existe al mismo tiempo: el pasado, el presente y el futuro. El tiempo solo existe en las dimensiones nuestras, de los humanos.
 El tiempo nunca es constante. Se puede explicar de una forma muy sencilla: visiblemente el día tiene 24 horas para TODOS nosotros. Aun así, uno en estos 24 días logra hacer mucho más que otro, que el día solo le llega para …casi nada. Algunos en 1 años consiguen alturas vertiginosas en su vida, otros siguen igual de siempre. El tiempo es relativo. Y una curiosidad que tiene es: cuanto más satisfecho estás, haciendo tus “tareas”, más tareas te “entran” en un día.
 Puedes estar de acuerdo, o no estarlo, no importa, pues todos sabemos perfectamente que el desconocimiento o ignorancia de las leyes no exime de su cumplimiento.

 

Comments

comments

No se admiten más comentarios