La humiladad NO es pobreza. Desmentimos confusión

“Pobre” = “humilde” => un estereotipo que confunde mucho, pues, sirve de muy buena escusa para decir “no soy rico, porque soy humilde, soy espiritual, mi alma es bella”. Así nacen “esquisotericos” que llenan los ejércitos de los ofendidos.

Con lo cual, ofrezco! ☝️

NO llamar a los “pobres” – “humildes”. Ya que la humildad NO TIENE NADA que ver con la pobreza. Es una confusión.

La pobreza es humilde siempre y cuando el pobre lo haya elegido conscientemente como su forma de vida, se siente agusto con esta forma de vida, está en armonía consigo mismo y con los demás, no se queja, acepta todo lo que la vida le de y además, ayuda a los demás con lo que pueda.




Sin embargo, si uno vive en pobreza sin su propia voluntad, y por falta de esta misma voluntad  o por la costumbre o por muchas otras “razones”/escusas no hace nada para salir de ella, se llama “resignación” o más bien “conformismo”. Al menos así me suena a mi.  En otras palabras, los “vagos” y “miedicos”. (veo que se está llenando el Club de los ofendidos por Saglara. 🙂 )

Como “humildad” me refiero al término que utilizan los budistas, hablando de este estado de “aceptación” y “no resistencia”.

Me explico:

Humildad – es cuando uno acepta todo lo que la vida le de “aquí y ahora” SIN quejarse, ni llorar, sino con una sabia tranquilidad, sabiendo que no existen “cosas buenas y malas”. Y que en este mundo “todo pasa”. Sin embargo, ni la tranquilidad, ni la aceptación NO significan que el humilde se “quedé ahí donde está”, sino saca sus conclusiones, aprende de sus errores, de la situación y sigue “adelante y arriba”.

Mientras que el “conformista” no acepta, se queja, llora, no aprende, amontona sus experiencias no transformadas que se converiten en “dolores” y “malas experiencias”. Con este baraje, la trayectoria de tal persona no es “adelante y arriba” sino es un movimiento por el círculo cerrado, más bien hacia decaimiento.

“Humildad” – es cuando asumes, aceptas, permaneces tranquilo, transformas, aprendes y sigues adelante. La palabra clave es “aceptar, aprender y seguir adelante”.

¿Me explico?
———————

Una de mis fotos del Camino de Santiago.

Comments

comments

No se admiten más comentarios