Cuando uno se ofende por si solo

Cuando uno se ofende por si solo. O el peligro que lleva tener la mente cerrada y la visión corta, aumentados por el efecto de embriaguez.



Ocurrió el 22 de noviembre de este año. Un famoso cantante de Mongolia fue atacado por un empleado de la embajada de Rusia en Mongolia, un tal A.S. El cantante todavía está en el hospial con el ictus del hemisferio izquierdo del cerebro como consecuencia de un golpe con la botella, producido justo al terminar el concierto.

¿Qué causó tanta furia de este empleado de la embajada? Aunque la investigación todavía está en el proceso, pero la posible causa es la esvastica en el traje escénico del cantante.

Los que conocen un poco el budismo y las filosofías antiguas paganas, saben que el signo de esvástica no es ningún invento de Hitler, que lo cogió prestado. Desde siempre, el signo de esvástica significa nada más que energía. Masculina, si sus brazos giran a la derecha y la femenina, si sus brazos giran a la izquierda.

Sin embargo, para uno, que solo relaciona la esvastica con fascismo, que esté calentado por la histeria de la propaganda que existe hoy en día en Rusia, una esvastica es como el trapo rojo para el toro herido.

¿Alguien quería “herir sus sentimientos”? No.
Se ha herido solo.
¿Alguien tenía intención de ofender a este empleado de la embajada? NO. Se ha ofendido por si solito. Y ahora solo debe aceptar las consecuencias de tal acto.

Es un ejemplo, digamos que muy extremo, pero muestra de forma muy clara uno de mis refranes castellanos favoritos: “No ofende quien quiere sino quien puede”.
————————

Hablando de la esvastica. De dónde obtuvo Hitler la idea de esvastica? Es que tenía a los monjes budistas de gurus, a los que consultaba cosas. De ahí tiene la esvastica. De ahí emprende intentos de buscar la Shambhala – el lugar lejano, donde uno obtiene el poder sobre el mundo.

En su “Main Campf” tenía varias ideas, que a si abstraerse de la comprensión acostumbrada, tenía ideas muy parecidos a lo que hoy en día se propagan en el mundo esotérico. También iba a salvar el mundo.

Pero le resultó lo de siempre: las mejores intenciones llevan al infierno. ¿por qué? Hay muchas razones y una de estas: la visión OCCIDENTAL de la filosofía oriental.

 

Comments

comments

No se admiten más comentarios